sábado, 22 de abril de 2017

Santa Cruz de Múdela 22/04/2017



La antigüedad de la plaza de Santa Cruz de Mude,a contrastó mucho con la juventud de los espadas anunciados en el cartel de hoy. Una pena que la corrida desigualmente presentada de José Luis Iniesta faltó bravura y transmisión. Aun así, David Galván, Emilio Huertas y Joaquín Galdos hicieron todo lo que pudieron para lucirse ante la materia prima que. En su alternativa David Galván me impresionó y hoy volvió a hacerlo, Emilio Huertas hizo un esfuerzo para dejar contento a sus paisanos y Galdos volvió a mostrar su maravillosa plasticidad. Además de eso, el entusiasmo de los espectadores ayudó a levantar el ambiente de la tarde. 

El torero gaditano David Galván abrió la corrida con un toro manso y poco colaborador. Sus embestidas iniciales en el recibo de capote fueron muy pesados y derribó al caballo después de ser mal colocado ante el peto. Galván fue volteado en los primeros muletazos de la faena pero volvió con ganas a la cara de la res. Planteó la faena ante la puerta de toriles donde sometió el toro con seguridad y oficio. No cortó premio del primero y salió con ganas para recibir el cuarto de rodillas para entonces torearlo bien a la verónica. Este toro se agarró al piso en el último tercio pero el gaditano sacó algunos muletazos corriendo la mano y con la figura erguida. Arrimó al final de la faena con un desplante del teléfono y otro a cuerpo limpio. Si no fuera por el mal manejo del acero hubiera cortado premios. 

El torero local Emilio Huertas quiso dejar contento a sus paisanos pese al escaso juego del ganado.  El segundo de la tarde tuvo poca cara y protestó mucho en el peto. Emilio dibujó una faena de poso y seguridad ante el toro que, pese a faltar raza, fue muy noble. Toreó en redondo con oficio y seguridad hasta que el toro se paró. No quiso dejar ahí la cosa y se puso cerca de los pitones para sacar lo poco que quedaba en el toro. Mató después de pinchar y cortó dos orejas. El quinto fue muy a menos en el último tercio. Emilio volvió a ligar varias series pero de poca transmisión por la falta de raza del toro. Obtuvo un apéndice de este toro. 

Los buenos aficionados ya conocen al peruano Joaquín Galdos por su concepto tan definido del toreo. Ya con el primero el peruano lanceó con arte al toro. En la faena de muleta estuvo muy por encima de su oponente, ejecutando muletazos de gran belleza plástica ante un toro muy descompuesto y reservón que no quiso colaborar. Mató bien al toro y cortó dos orejas. Toreo con mucho gusto y empaque al sexto que fue muy suelto en varas, primero a la verónica y luego en un buen quite por chicuelinas. El toro mostró síntomas de mansedumbre pero embistió con clase. Galdos aprovechó la calidad del toro y toreó con elegancia y estilo en una gran faena, cuyos mejores momentos llegaron en el toreo al natural. Volvió a cortar dos orejas después de matar bien. 


David Galván. 


Emilio Huertas. 




Joaquín Galdos. 



Imágenes de Castilla-La Mancha Media. 

lunes, 17 de abril de 2017

Joselito y Belmonte; adversarios complementarios


               


A comienzos del siglo pasado dos toreros sevillanos cambiaron para siempre el arte de torear. José Gómez Ortega “Joselito” y Juan Belmonte. Estos diestros revolucionaron el arte de torear mientras que competieron en las plazas más importantes de España, formando entre ellos una intensa revalidad que protagonizó la segunda década del siglo XX. Aun así, al pasar los años han surgido muchos críticos (supuestos expertos en tauromaquia) que han querido desmentir lo que para ellos es una supuesta rivalidad, eliminando de tal forma la importancia de lo que siempre se ha considerado como la época de oro del toreo.

Pero es curioso el hecho de que muchos críticos taurinos (incluyendo aquellos que niegan la relevancia de esta rivalidad) defienden apasionadamente la tauromaquia de uno de estos toreros mientras que atacan la del otro. José Bergamín, por ejemplo, dice en su famoso ensayo El arte de birlibirloque (2016):

Las virtudes afirmativas del arte del birlibirloque de torear, son: ligereza, agilidad, destreza, rapidez, facilidad, flexibilidad y gracia. Virtudes clásicas: Joselito

Contra esas siete virtudes hay, en efecto, siete vicios correspondientes: pesadez, torpeza, esfuerzo, lentitud, dificultad, rigidez y desgarbo. Vicios castizos: Belmonte castizo hasta el esperpentismo más atroz y fenomenal.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este ensayo fue escrito en 1930 cuando todavía permaneció en activo Belmonte y aun había toreros que quisieron continuar con el gran legado del mítico toreo del ya fallecido Joselito. Pero la apasionada discusión sigue viva casi un siglo después de este histórico encuentro. En su libro Revision del toreo (2002) Domingo Delgado de la Cámara analiza meticulosamente la historia del toreo y todos los diestros que han contribuido a la evolución de este arte. En esta obra se puede apreciar una clara preferencia por el toreo de Joselito pese a que el escritor obviamente no le vio nunca torear en directo, sino que ha tenido que ver sus actuaciones en las fotografías y videos que hemos visto los demás. El mero hecho de que este debate levanta la misma pasión casi cien años después de surgir es una clara muestra de su importancia.

Uno de los motivos por los que algunos críticos restan importancia esta rivalidad es por la gran amistad que existía entre ambos toreros, tal como demuestra Nogales en la famosa biografía de Juan Belmonte: “Joselito y yo estábamos íntimamente unidos. Toreábamos juntos cuarenta o cincuenta corridas al año, y finalmente nos encontrábamos hombro a hombro en el tren, en los hoteles, y con el capote desplegado en el ruedo cuando llegaba el momento de peligro.” (2009: p.278). Estas palabras dejan clarísima la gran amistad entre estos dos toreros, que compartieron entre ellos algunos de los momentos más importantes de sus vidas.

Pero esta relación amistosa no hizo más que intensificar la rivalidad; mientras que los partidarios de cada uno jalearon a su torero preferido, Joselito y Belmonte compartieron íntimamente las sensaciones de la corrida. Además, cuando no estaban en la plaza y los aficionados pasaron el tiempo libre en las tabernas defendiendo apasionadamente su torero, Juan y José entrenaron juntos en el campo. Tan cercana fue la relación profesional de estos diestros que, aun teniendo conceptos tan contrastados del toreo, los dos compartieron ideas técnicos y estéticos. Belmonte, por ejemplo, aprovechó del conocimiento técnico de Joselito para mejorar su toreo, mientras que Joselito, al final de su carrera, intentó incorporar la nueva estética de Belmonte en su propia tauromaquia (Cámara, 2002). Mientras que estas tauromaquias se iban perfeccionando, la exigencia que existía para cada uno de los toreros por parte del otro era cada vez mayor. 

Este intercambio de técnica y estética taurina engrandeció todavía más las tauromaquias de estos toreros legendarios, permitiéndoles desarrollar sus formas de torear en máxima plenitud. En adicción, fundaron juntos los bases para el desarrollo de la tauromaquia moderna, no solo en cuanto a la técnica y la estética, sino también de una forma mucho más amplia. El concepto de bravura que hoy en día tenemos se debe principalmente a Joselito. Este torero pasó mucho tiempo en el campo junto a los ganaderos. Joselito estaba tan empeñado en mejorar el arte de torear que ayudó a los ganaderos a seleccionar el mejor toro para la tauromaquia del futuro, cualidades que actualmente forman parte de nuestra manera de concebir la bravura (Domecq, 2009).

Tan popular fueron estos toreros que ayudaron también a desarrollar la tauromaquia de forma comercial. Durante la época de oro todos querían ver torear a Joselito y Belmonte, uno de las visiones de José era posibilitar el acceso a la plaza de todas las personas, sin tener en cuenta sus circunstancias sociales y económicas. Así nació el sueño de Joselito de construir plazas monumentales, que actualmente existen en las ciudades de Madrid, Barcelona, Pamplona y anteriormente en Sevilla. La idea de estos recintos grandiosos era ofrecer entradas de precios muy variados para, de tal forma, facilitar el acceso a las corridas de toda la ciudadanía, sin cualquier tipo de discriminación. Tan importante fue la labor de Joselito en la construcción de estos cosos que actualmente existe una placa conmemorativa en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid reconociendo su labor (Bonet, 2012).

Después de analizar algunos de los matices de este histórico encuentro entre dos toreros que cambiaron para siempre el mundo del toro, ha quedado claro su relevancia, tanto como individuos y como una pareja. La corrida que vemos ahora en el siglo XXI debe muchísimo a la época de oro y las innovaciones introducidas por José y Juan. Nuestro concepto moderno de la bravura, la estética del toreo, la técnica empleada por los diestros modernos, la industria que rodea las corridas de toros… todo debe algo a esta pareja de toreros. La realidad es que despreciar la rivalidad de José y Juan y la importancia de la época de oro es lo mismo que despreciar toda la historia del toreo.



Fuentes:

Bergamin, J. (2016). El arte de birlibirloque. Sevilla: Editorial Renacimiento.

Bonet, R,c. (2012). El reconocimiento a dos colosos: Una placa para Joselito y Belmonte en Las Ventas.  Obtenido en; http://www.taurologia.com/

Domingo Delgado de la Cámara. (2002). Revisión del toreo: Fuentes, caminos y estilos en el arte de torear. Madrid: Alianza Editorial Sa.

Nogales, J. (2009). Juan Belmonte, matador de toros: su vida y sus hazañas. Barcelona: Libros del asteroide S.L.U



sábado, 1 de abril de 2017

Guadalajara 01/04/2017


Iván Fandiño y Perera han cortado un apéndice cada uno de la corrida de José Luis Pereda-La Dehesilla que, en líneas generales, faltó raza y fondo. De los seis toros lidiados en la Corride de Primavera en Guadalajara destacaron por hechuras el 5º y el 6º. Pese a que en líneas generales no dieron buen juego los toros, la terna formada por Francisco Rivera Ordóñez "Paquirri", Miguel Ángel Perera e Iván Fandiño hicieron todo lo posible para sacarles partida. 

Francisco Rivera no tuvo suerte con su lote. El primero se defendió en el primer tercio y no se entregó. Paquirri inició su trasteo de muleta sentado en tablas pero la faena no rompió a causa de la condición de su adversario. Pese al escaso fondo de la res Francisco exprimió algunas series por la diestra. Mostró ganas ante el cuarto poniendo banderillas al toro que se vino a menos durante la lidia. Parecía que la faena podía valer en los primeros lances pero el animal se quedó agarrado al piso. Había pinchado al primero pero este lo mató bien y hubo división de opiniones en el tendido. 

Tampoco tuvo fortuna Miguel Ángel Perera con el segundo de la tarde; un toro con todavía menos fondo que el primero. El toro no sirvió para nada, por lo que el extremeño optó por abreviar con la faena, siendo lesionado en la cara en uno de los intentos de matar. El quinto de la tarde obedeció el engaño, Perera aprovechó de lo bueno que tenía el animal en series ligadas con la mano baja. Intentó pasar cerca los pitones en el arriman final pero el toro seguía desplazándose, sobre todo hacia tablas. El pinchazo profundo acabó con el toro y cortó una oreja. 

Iván Fandiño ha pasado por un bache malo durante las últimas temporadas pero ya se ha recuperado totalmente. Con el tercero estuvo muy resuelto; entrega, valor, inteligencia y técnica fueron las características de una gran faena basado en el toreo al natural. Fandiño realizó una buena faena a un toro difícil con posibilidades. Tras una gran estocada cortó una oreja con fuerte petición de la segunda. El sexto fue un toro mirón que se defendía mucho en el último tercio. Fandiño estuvo valiente y dispuesto pero el toro no fue para lucirse. 




Iván Fandiño con el tercero. 



Paquirri no tuvo suerte en el sorteo. 

Perera obtuvo un apéndice del cuarto. 


Imágenes de CMM. 

sábado, 18 de marzo de 2017

Arnedo18/03/2017



La temporada 2017 no ha comenzado con demasiada brillantez para la ganadería de Victorino Martín. En la corrida de Arnedo Curro Díaz, Paco Ureña y Varea han despachado un encierro, cuyas características más destacadas han sido la falta de raza y fondo. Solo el joven diestro de Castellón pudo arrancar un trofeo del sexto con una faena en la que dejó patente su marcado estilo y personalidad. Aun así se vieron muchas cosas a lo largo del festejo que, por razones diferentes no terminaron en un gran éxito, pero si en una corrida interesante para el aficionado. 

La corrida de Victorino fue una gran prueba para Varea, un torero de Castellón que despertó mucho interés en su etapa de novillero. La verdad es que pasó la prueba manteniendo su personalidad y carácter ante estos toros complicados y difíciles. Saludó al tercero con poderío y lances muy toreros para luego someterlo por bajo en el inicio de la faena. Pese a que se vio su falta de oficio dejó ver su gran personalidad en derechazos, naturales y bellos adornos. El sexto se dejó torear desde el principio y Varea lució en un hermoso quite por delantales con una media torera para rematar. Comenzó la faena de muleta por el lado derecho pero no pudo acoplarse con su adversario. Cuando se puso a torear al natural logró dibujar una faena muy importante, llevando al toro con temple y suavidad. La estocada cayó en mal sitio pero el público le pidió un apéndice que fue concedido

El primer Victorino mostró fijeza y humilló de salida. A lo largo de la lidia el animal se orientó mucho pero Curro Díaz supo resolver la papeleta pudiendo al toro por la diestra. Por este lado el toro obedeció al torero, aunque no sin ponerle a prueba. Con este toro el torero de Jaén pega algunos muletazos de mucha belleza, además de exhibir su oficio y seguridad con un toro nada fácil. El cuarto fue un toro que faltó raza y no se entregó nunca. Curro apenas pudo hacer nada con el toro ni lo mató bien. 

El murciano Paco Ureña toreó con temple a la verónica y dejó al primero de su lote en los medios para tomar el segundo puyazo. Brindó la faena a Manolo Sanchez y comenzó con una soberbia tanda por la derecha en la que dejó la muleta en la cara del toro y lo llevó largo y toreado. Pese a la condición mansa de su oponente Ureña toreó muy a gusto por ambos lados. Dibujó buenos pases con la figura encajada y la pierna de salida adelantada. Falló repetidamente con el acero perdiendo así el trofeo. El quinto de la tarde fue un toro gazapón con poca raza. Volvió a destacar en una sola tanda, esta vez al natural pero se quedó todo en eso. 







Imágenes de Castilla-La Mancha Media. 

Los ojos del toro



Cuando yo era niño y vivía en Inglaterra ya conocía el debate de la vista del toro. Incluso en Inglaterra se cuestionaba si el toro acometia al trapo del torero por ser rojo o si estos animales n son capaces de distinguir colores. Por eso me sorprendio que en el mundo del toro apenas existen estudios sobre este asunto, al contrario, la mayoría de lo que sabemos viene de rumores y sospechas. Sin embargo, la programa de TVE  “TendidoCero” ha desvelado en una serie de reportajes las conclusiones de una investigación realizada por un grupo de veterinarios de la universidad de Murcia.

La investigación se realizó con un gran número de reses lidiadas en plazas de toros de la costa mediterránea y pretendía responder algunas de las preguntas más comunes con respecto a la vista de los toros de lidia. Para hacer la investigación se analizó el comportamiento de las reses en el campo, en los corrales y en la plaza, pero también analizaron los ojos de ltoros lidiados. El estudio, y el reportaje de Tendido Cero, han entrado en tres aspectos distintos de la visión del ganado bravo; la lateralidad de la visión, las posibles alteraciones en la visión del toro y el campo y agudeza visual del toro.  

Los resultados de esta investigación no solo han proporcionado información científica, sino que también han respondido a preguntas de gran importancia en el mundo del toro, que podrían mejorar la lidia y el cuidado de las reses antes de ella. Una de las conclusiones más interesantes de este estudio fue la del profesor Juan Seva que se dedicó a estudiar la lateralidad de la visión del toro de lidia. La lateralidad se considera como el predominio de un lado del cuerpo sobre el otro a causa de la superioridad de un hemisferio del cerebro sobre el otro. La lateralidad existe en casi todos los animales (incluyendo los humanos) y el profesor llego a una conclusión muy interesante con respecto a este asunto.

Resulta que en los toros bravos suele predominar el ojo izquierdo, ven mejor por este ojo y por lo tanto prefieren mirar cualquier amenaza por este ojo. Durante la lidia una gran mayoría de reses demostraron preferencia por empujar con el pitón izquierdo para tener el objeto amenazante visible en este ojo; suelen empujar el peto con el piton izquierdo, acometen al banderillero por este lado y las faenas suelen estar basadas en el toreo con la mano derecha (de tal forma que el toro ve el engaño con el ojo izquierdo. En adición, se observó también que cuando el torero recibe al toro en chiqueros, este suele tener una tendencia natural de ir hacia la izquierda. Al igual que hay una minoría de personas zurdas, no todos los toros van a tener esta tendencia, habrá muchos toros que hacen lo contrario. Aun así, parece que esto lo deben de tener en cuenta los lidiadores cuando están en la plaza.

Por otra parte, el profesor Juan Manuel Bueno se ocupó de investigar el campo y agudeza visual del toro de lidia. Quizás la información obtenida en este parte de la investigación es de más interés para el sector taurino, sobre todo los toreros. Con respecto al campo visual del ganado bravo pudieron comprobar que los animales tienen una zona ciega directamente en frente de su cara que se llama la “zona de exclusión visual”. Cuando el torero se coloca en este sitio se encuentra más seguro y en menos riesgo al no poder verle bien el toro.

La zona de exclusión visual es un sitio en forma de triángulo directamente en frente de la res (en medio de los pitones) que es debido a la distancia que existe entre los ojos del ganado. Según el profesor, esta zona ciega existe porque las presas (principalmente herbívoros) tienen los ojos ubicados al lado de la cabeza para poder detectar posibles depredadores que atacan al animal desde atrás. En resumen, la visión frontal no es de gran importancia para los bovinos, sino la visión mas panorámica para detectar amenazas con más facilidad.


                   

Desde hace prácticamente un siglo el torero sevillano Juan Belmonte revoluciono el arte de torear hacienda algo que, en aquel entonces, parecía suicidio. Belmonte logró torear con una quietud nunca visto hasta entonces. Belmonte descubrió que, al ponerse en media de los pitones el toro tenía la zona ciega por donde no le vio (zona gris), y entonces, al presentar el engaño en la zona de visión lateral del toro (zona amarilla) fue capaz de dirigir la embestida del toro alrededor de su cuerpo con gran seguridad. No fue fácil dominar esta nueva técnica de torear, el toro tiene visión binocular delantera a una distancia más larga (zona verde) y los toros castigaron mucho al torero de Triana hasta que esta nueva tauromaquia alcanzó su máxima plenitud. Es por eso que “cruzarse al pitón contrario” es tan esencial en la tauromaquia moderna. 

Asimismo, fue confirmado el hecho de que los toros bravos tienen una calidad de visión inferior a la de un humano debido a la menor cantidad de células, que es lo mismo que pixeles, que existen en la retina de estos animales. Estas células se dividen en dos tipos; unos que detectan movimientos (bastones) y otros que distinguen colores y detalles (conos). Al tener los toros más conos, su visión está más predispuesta para ver movimientos que colores o detalles. Respondiendo así a una pregunta de si los toros ven en color o no. El caso es que ven colores, pero no de la misma manera que nosotros.De tal forma podemos decir que los colores brillantes de los engaños si afactan la reacción del toro hacia ellos. sí, por ejemplo, la muleta tuviera un color de menor intensidad o mas parecido al color del albero, es probable que no captaría la atención del toro.

Otro tema que fue estudiado son los posibles defectos en la visión del ganado bravo. El equipo quiso conocer en detalle las razones por las que muchos animales muestran problemas visuales en los corrales, algo que suele ser un problema en los reconocimientos veterinarios. A base de conocer en detalle las causas principales de los defectos visuales del ganado bravo el equipo pretendía buscar posibles soluciones para los problemas visuales presentados por los toros antes de la lidia.

En realidad, hay un gran número de circunstancias que pueden causar defectos en la visión del toro como sequedad del ojo o parásitos. En el caso de las infecciones y parásitos es hay que tener en cuenta las lesiones producidas por estos organismos extranjeros. Si se trata de un parasito que lesiona la pupila del toro, esto producirá problemas visuales permanentes para el animal, sin embargo, si las lesiones están en la pupila es posible que el toro recupere su calidad de visión natural. Detectar lo que ha causado la lesión seria útil para decidir que hacer con un animal que muestra problemas con la visión, sin embargo, hay que considerar también lo difícil que es detectar el problema en si por observar los ojos del toro de cerca.

El profesor Manuel Sanes, encargado de esta parte de la investigación, también tuvo en cuenta a los toros popularmente llamados burriciegos. La palabra burriciega se emplea con frecuencia en el mundo taurino y refiere a los toros que ven mal de cerca, de lejos o a cualquier distancia. No obstante, se descubrió que la visión del toro es hipermétrope, ven con claridad a una distancia más larga pero con menos claridad de cerca. Dicho eso, la palabra burriciego no es necesariamente acertada, ya que si partimos de la definición de Cossío todos los toros son burriciegos. En realidad, la condición de burriciego es simplemente la sensación de el que se pone delante y que está acostumbrado a la visión hipermétrope del ganado bravo.

Debido a que el ganado bravo casi siempre tiene la visión hipermétrope, cualquier toro que no es asi podría parecer extraño para el que se pone delante. Incluso si este tiene la visión perfecta, tendría una mirada distinta a la de otros animales al que tendría que adaptarse el torero. Esta visión hipermétrope, al igual que la colocación lateral de los ojos, es algo que existe para defender los bovinos salvajes, permitiéndoles ver de lejos a posibles depredadores. Este información, al igual que otros descubrimientos citados, pueden servir mucho al lidiador, cuyo trabajo es dominar la res con su inteligencia.

Para concluir, el profesor Juan Manuel bueno pregunta al final de su entrevista si la tauromaquia existiría si los toros no tuvieron la visión que tienen. La respuesta es que no. La tauromaquia, al menos la moderna que ha existido durante los últimos cien años, está basado en la inteligencia del hombre para dominar al toro. Para poder torear al toro el diestro debe de conocer bien los terrenos donde puede colocar, como manejar bien los engaños y como analizar bien las reacciones del toro en la plaza. No cabe duda de que los resultados de este estudio servirán para los profesionales taurinos o incluso para mejorar la lidia y el manejo del toro previo a su lidia.

Para conocer en detalle los temas analizados puedes consultar el tesis doctoral en formato PDF y los reportajes de Tendido Cero

miércoles, 8 de marzo de 2017

San Isidro 2017


La plaza de toros de Las Ventas de Madrid ha sido el escenario de un evento de lujo en la que la empresa Simón Casas Productions ha presentado la feria taurina de San Isidro 2017. Esta feria es la primera que ha organizado el empresario francés y supone la vuelta de figuras como Morante de la Puebla y Cayetano Rivera en una feria de máxima categoría. El mismo empresario mostró su satisfacción con los carteles afirmando a Mundotoro.com que "es la feria que he querido organizar" al incluir en ella todas las figuras y jóvenes promesas del toreo. 

Por otra parte estuvieron presentes toreros como Cayetano Rivera y Morante de la Puebla que volverán al coso madrileño tras estar ausentes en pasadas ediciones. Ambos diestros expresaron sus ilusiones con esta feria que supone el inicio de una nueva etapa para la plaza de toros de Las Ventas. Además de estos toreros hay que destacar el gesto de Alejandro Talavante que actuará en cuatro corridas (incluyendo la de Victorino) y Eduardo Davila Miura que está anunciado con los toros de la mítica finca de Zahariche. Tampoco se puede olvidar de los toreros que repiten después de triunfar el año pasado como Paco Ureña o Juan del Álamo. 

Asimismo estan anunciados muchas ganaderias de gran interés para el aficionado como Miura, Victorino y Adolfo Martín, Cuadri, Flor de Jara, La Quinta, Fuente Ymbro o Alcurracén que añaden alicientes toristas a la feria. Tampoco faltan las ganaderias de lujo como Juan Pedro Domecq, Nuñez del Cuvillo, Victoriano del Río y Garcigrande/Domingo Hernández que seguramente proporcionarán grandiosos éxitos para las figuras presentes en el ciclo. 

Estas son las combinaciones completas: 

Jueves, 11 de mayo: Alberto Aguilar, David Galván y Javier Jiménez. (La Quinta).

Viernes, 12 de mayo: Eugenio de Mora, Morenito de Aranda y Román. (El Ventorrillo).

Sábado, 13 de mayo: Diego Urdiales, David Mora y José Garrido. (El Pilar).

Domingo, 14 de mayo (rejones): Andy Cartagena, Sergio Galán y Manuel Manzanares. (Benítez Cubero).

Lunes, 15 de mayo: Curro Díaz, Paco Ureña y López Simón. (Montalvo).

Martes, 16 de mayo: Juan del Álamo, Fortes y Román. (Lagunajanda).

Miércoles, 17 de mayo: El Fandi, Miguel Ángel Perera y José Garrido. (Fuente Ymbro).

Jueves, 18 de mayo: Curro Díaz, Iván Fandiño y David Mora. (Parladé).

Viernes, 19 de mayo (Corrida de la Prensa): Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Javier Jiménez. (Puerto San Lorenzo y La Ventana del Puerto).

Sábado, 20 de mayo (rejones): Andy Cartagena, Diego Ventura y Leonardo Hernández. (Los Espartales).

Domingo, 21 de mayo: Juan José Padilla, Antonio Ferrera y Manuel Escribano. (Las Ramblas).

Lunes, 22 de mayo (novillada): Pablo Aguado, Jesús Enrique Colombo y Rafael Serna. (El Montecillo).

Martes, 23 de mayo: Daniel Luque, Fortes y Juan Leal. (Valdefresno).

Miércoles, 24 de mayo: Juan Bautista, Alejandro Talavante y Roca Rey. (Núñez del Cuvillo).

Jueves, 25 de mayo: El Juli, Álvaro Lorenzo (confirmación) y Ginés Marín (confirmación). (Alcurrucén).

Viernes, 26 de mayo: Paquirri, Sebastián Castella y López Simón. (Jandilla - Vegahermosa).

Sábado, 27 de mayo: Joselito Adame, Francisco José Espada (confirmación) y Ginés Marín. (Toros de El Torero).

Domingo, 28 de mayo (rejones): Diego Ventura y Leonardo Hernández, mano a mano. (Capea, Carmen Lorenzo y San Pelayo).

Lunes, 29 de mayo: Morenito de Aranda, Iván Fandiño y Gonzalo Caballero. (José Luis Pereda-La Dehesilla).

Martes, 30 de mayo (novillada): Leo Valadez, Diego Carretero y Andy Younes. (Montealto).

Miércoles, 31 de mayo: Miguel Ángel Perera, López Simón y Roca Rey. (Victoriano del Río - Toros de Cortés).

Jueves, 1 junio: José María Manzanares, Cayetano y Joaquín Galdós (confirmación). (Juan Pedro Domecq).

Viernes, 2 junio: Enrique Ponce, David Mora y Varea (confirmación). (Garcigrande y Domingo Hernández).

Sábado, 3 junio (novillada): Juan Miguel, Alejandro Marcos y Ángel Sánchez. (Flor de Jara).

Domingo, 4 junio: Fernando Robleño, Javier Castaño y Alberto Lamelas. (Cuadri).

Lunes, 5 junio: Rafaelillo, Alberto Lamelas y Gómez del Pilar. (Dolores Aguirre).

Martes, 6 junio: Diego Urdiales, Alejandro Talavante y Paco Ureña. (Victorino Martín).

Miércoles, 7 de junio: Fernando Robleño, Alberto Aguilar y Pérez Mota. (Rehuelga).

Jueves, 8 de junio: El Cid, Joselito Adame y Juan del Álamo. (Alcurrucén).

Viernes, 9 de junio: Antonio Ferrera, Juan Bautista y Manuel Escribano. (Adolfo Martín).

Sábado, 10 de junio (rejones): Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Lea Vicens. (Fermín Bohórquez).

Domingo, 11 de junio: Rafaelillo, Dávila Miura y Rubén Pinar. (Miura).


(www.aplausos.es) 

domingo, 5 de marzo de 2017

Olivenza 05/03/2017

Las cuadrillas finalizando el paseíllo. 

Si no fuera por la entrega y la disposición de los tres extremeños anunciados en la corrida matinal de Olivenza, la lluvia y poca raza de los toros de Xalduendo hubieron protagonizado el festejo. Gracias a dios Extremadura es tierra de toros, está dando toreros muy importantes, y eso se vio claramente esta mañana. Además de poner el cartel de 'no hay billetes', Miguel Ángel Perera, José Garrido y Ginés Marín compartieron entre ellos cinco orejas de un encierro con poca raza y escaso fondo. Al final, pese a la mala clima y pésima condición del ganado, Perera y Ginés Marín salieron a hombros, mientras que Garrido se fue de pie con un apéndice. 

Abrió plaza un toro que, al igual que el resto de sus hermanos, tuvo buen volumen y una cara bonita. El animal sale suelto en los primeros tercios pero la cuadrilla de Perera ejerce una buena lidia sobre la bestia, destacando la brega Javier Ambel. Perera sometió con eficacia a su oponente pero no duró. Apenas pudo arrancar unas tandas del animal sin raza antes de que se aburrió. Al igual que hizo con el primero, brindó el cuarto al público. Inició la faena de muleta con los pies plantados firmemente en la tierra para pegar cambiados por la espalda en los medios. Citó de lejos al toro y lo llevó toreado en la muleta con oficio y temple. Toreó a placer en series que llegaron a los tendidos para luego meterse en terrenos del toro cuando este se vino a manos. Clavo bien el acero y obtuvo dos trofeos. 

En su salida a hombros Perera fue acompañado por Ginés Marín que, pese a su juventud, está marcando su sitio en el toreo. A su primero, un toro que no ilusionó a nadie, se puso de rodillas para hacer la 'talavantina' y al levantarse comenzó el toreo en redondo. No tuvo calidad la res pero Ginés supo aprovecharlo, toreando en redondo con la figura erguida y mucha firmeza, incluso llegó a torear con temple al natural. Terminó la obra con manoletinas y cortó su primer trofeo tras una estocada efectiva. Recibió el sexto con buen toreo a la verónica y comió el capote por la espalda en el quite. Dio comienzo a la faena con estatuarios espectaculares en los medios, que fueron seguidos por buen toreo en redondo. Una vez más volvió a gustarse al natural con los pies firmes y rectitud. Una serie por le derecha en la que metió bien el pecho y la pata, seguido por bonito toreo de dos manos puso broche de oro a la faena. Cortó de este toro el segundo trofeo que le abrió la puerta grande. 

Por lo contrario José Garrido no pudo obtener un segundo premio y salió andando de la plaza. Aun así realizó dos faenas importantes en las que sorprendió con su plasticidad y demostró sus habilidades ante un lote de muy poco juego. Al segundo de la tarde lo toreó bien de capa, primero a la verónica y luego en un hermoso quite por chicuelinas que remató con una media de cartel. Con la muleta toreó por alto con mucha torería, logró entonces exprimir algunas tandas del animal de muy poco fondo. Dejó para el recuerdo algunos naturales de gran belleza, pero el toro embistió a media altura y se rajó muy pronto. A causa de una estocada defectuosa tuvo que descabellar. El quinto apretó mucho en el saludo capotero de Garrido y empujó en varas. El extremeño se dobló con la muleta para imponer su dominio al toro. Le costó mucho someter a su adversario que andaba constantemente detrás del engaño y nunca se entregó, convirtiendo la faena en una verdadera lucha entre ambos participantes. Mató con inteligencia pero tuvo que descabellar. Una oreja. 

Tanto José Garrido como Ginés Marín brindaron toros a Joaquín, jugador del Betis. El futbolista despertó mucho interés presenciando el festejo y comentó amablemente sus impresiones en una entrevista a Canal Extremadura. 

Perera y Garrido saliendo a hombros. 



Miguel Ángel Perera. 


Sorprendió Garrido con la estética de su toreo. 



Ginés Marín. 


Imágenes de Canal Extremadura.